Nota sobre Vives y la Intervención Social

Cuadernos de Trabajo Social

Nota sobre Vives y la Intervención Social – Revistas …

https://revistas.ucm.es ›


“La duda es la hermana bizca de la ciencia”, decía Ortega. Así, la investigación histórica nos ha llevado a mirar con un ojo el nacimiento de Juan Luis Vives en 1493 —según propone José María de Palacio—, en tanto que el otro lo seguimos teniendo puesto en la fecha tradicional de 1492. “No se preocupen por esto; con Erasmo dudamos en cuatro años”, me consolaba el profesor lovaniense lJsewijn. Incluso cabe encontrarle un lado bueno a la incertidumbre: disponemos de dos años para conmemorar los quinientos
del nacimiento —un 6 de marzo, en Valencia— de quien sería gran humanista.
La efemérides, como era de esperar, está siendo ocasión de algunas conmemoraciones. Entre ellas destacan las promovidas por entidades valencianas, Ayuntamiento capitalino, Canal 9, Generalidad y Universidad literaria (citadas por orden alfabético) han expresado su identificación con Vives mediante exposiciones, libros, reuniones científicas, videoprogramas.
Este esfuerzo institucional se está viendo acompañado por no pocas contribuciones particulares, tales como artículos en la prensa local. Según lo que sé, el resto de las evocaciones vivistas de carácter público han sido poca cosa. En todo caso llaman la atención algunos presuntos olvidos.
Parecen descuidadas las corporaciones científicas vinculadas a las varias disciplinas cultivadas por Vives (filología latina, filosofía, pedagogía, psicología…>. Cabria pensar que es deudor de Vives el Ministerio de Cultura, aunque solo fuera porque el valenciano, según nos recuerda Ortega, alumbró el término que identifica específicamente al mentado departamento.
Despistados andan hasta el momento los líderes, burócratas e ideólogos europeístas que no dan muestras de apreciar el “proyecto para Europa”, en palabras de Fontán, del gran humanista.
No incluyo en la nómina de los descuidados a quienes nos ocupamos de lo que fue el argumento de De
subventione pauperum porque algo, bien que no mucho, estamos haciendo; citaré algunas muestras. El Ministerio de Asuntos Sociales proveyó a una edición facsímil de la citada obra
de Vives, en tanto que su última versión castellana fue reeditada por Editorial Hacer. En sendos programas de reuniones sobre temas de política social organizadas, una, por Asociación Española de Educación Especial, otra, por la Junta de Castilla y de León y, otra, por la Fundación La Caixa y la
Escuela Universitaria de Trabajo Social de la Generalidad de Cataluña se incluyeron conferencias sobre la aportación social de nuestro autor. La revista profesional belga L’Observatoire y la española RSS acogieron en sus páginas artículos sobre lo mismo. El Real Patronato de Prevención y de Atención a Personas con Minusvalías ha promovido una investigación sobre la discapacidad en la vida y en la obra
de Juan Luis Vives.
El país de lo social se asienta en un territorio formado por mil islas temáticas, a la vez que sus habitantes
se agrupan en numerosas tribus gremiales. De este modo, la comunicación resulta difícil y es cosa segura que, en esta micronesia, las rememoraciones de Vives apenas habrán trascendido de los puntos y círculos en que se manifestaron. No será, pues, inoportuno aprovechar los meses restantes del bienio de su quinto centenario para ampliar lo que sea posible el programa de conmemoraciones. Por cierto que las mismas no han de ser necesariamente funerarias, supuesto que una gran parte de las aportaciones sociales del europeo de Valencia permanecen vivas. Mi participación en algunos de los eventos mencionados en el párrafo anterior me dio ocasión de recuperar las que seguidamente resumo.
Me parece que debo comenzar por la concepción, que Vives formula, de la pobreza como un problema social para el que cabe una respuesta también social. Recoge nuestro autor la visión teocéntrica de la menesterosidad como designio sobrenatural inescrutable y como signo de elección divina. Pero ello no le lleva a la resignación y a la pasividad; ni siquiera duda sobre la pertinencia de la acción.
Para la misma toma también de la tradición medieval el motivo de la caridad, así como el argumento del cuerpo místico; pero aduce igualmente el fundamento de la solidaridad natural, si vale la expresión. Vives argumenta que nuestra naturaleza humana nos hace interdependientes, de modo que resulta igualmente natural la ayuda recíproca. Además, cuando aborda la cuestión de qué debería hacer la ciudad de Brujas frente a la pobreza, dejando a un lado la concepción teológica de la misma, focaliza sus manifestaciones observables, a la vez que analiza sus circunstancias inmanentes, terrenales. El punto de partida inmediato de las propuestas que ofrece
en su tratado es la consideración de la
pobreza como un hecho indeseable,
dependiente de factores sociales reconocibles, abordables mediante la intervención social, para la que existe un fundamento también social.
Me voy a referir ahora al salto prodigioso de Vives en cuanto al objetivo de la respuesta ante la pobreza.
Tanto los paniculares como las entidades —especialmente las eclesiásticas— venían socorriendo eventualmente a los menesterosos mediante
diversas fórmulas de mantenimiento
m¡nimo. La limosna ambulatoria y el asilamiento eran los medios más conocidos para nosotros, pero no deben olvidarse el auxilio domiciliario y las adopciones. En el tiempo de Vives, las
autoridades de algunas ciudades, siguiendo las propuestas de Lutero y
Zuinglio o coincidiendo con ellas, adoptan medidas que pretenderían racionalizar la asistencia a los pobres,
pero no se apartan del tradicional objetivo de mero sostenimiento —en el
mejor de los casos, por lo que más
adelante diré—. Vives propone también racionalizar el mantenimiento pero referido solamente a los individuos
irrecuperables. En cambio, para la
mayoría de los demandantes de ayuda, el principio de racionalización de la
misma la llevaría hacia la rehabilitación social mediante la capacitación y
la inserción laboral de gente pordiosera y vagabunda. He aquí la concepción moderna y burguesa de acción frente a la pobreza y la marginalidad.
La tercera propuesta innovadora
de Vives en el frente social es de carácter político: atribuye a las autoridades civiles una competencia positiva en materia de pobreza. Dentro de la
Cristiandad medieval, la Iglesia Católica había asumido la función pública
de atender a los menesterosos. Al final de la Edad Media y, desde luego,
coetaneamente a Vives, las autoridades seculares de algunos reinos y ciudades adoptaron medidas frente a la inquietante marea de gente que presionaba —mendigando, pillando o promoviendo la revolución social— sobre
la propiedad ajena. También aquí encontramos, como nos recuerda García
Noreña, el correlato ideológico en algunos filósofos que propugnan la intervención estatal desbordando la primacía eclesiástica. Pero entiéndase
que esta nueva intervención pública
tenia un signo represivo. Ante la amenaza que lleva consigo la marginalidad, la sociedad central inculpa a sus protagonistas de los que será defendida por el titular del poder político.
Frente a este papel judicial y policiaco
del estado gendarme, Vives propugna
un intervencionismo de la autoridad civil orientado a garantizar el cumplimiento de su plan regenerador. La Iglesia cedería así su posición en el area, a la vez que el genuino estado de servicios emergería encarnado en los magistrados brugenses. Nuestro reformista les aconseja que actúen de
modo riguroso y aun autoritario para
asegurar el buen resultado de su plan,
pero se aparta de la tradición que criminaliza a los marginales.
Voy a recordar, finalmente, que
Vives anticipó el método racional de
intervención social. El modus operandi
que propone es prácticamente el mismo que actualmente se preconiza en
las diferentes artes sociales aplicadas.
Para el trabajo social, por ejemplo, se
ha llegado a publicar en nuestro país
un método básico. El plan de nuestro
pionero comienza con una investigación empirica de la situación. Sigue,
después, un examen de casos y recursos que aboca a la racionalización
de estos y a programas individualizados de recuperación o de asistencia.
A continuación se ejecutaría lo programado con el oportuno apoyo. Incluso
cabe asimilar algunas acciones censoras previstas por Vives con el momento de control y evaluación, que viene a cerrar la acción social planificada.


Bibliografía
FEEISS: Método básico del trabajo social, Madrid, Euramérica. 1973.
FONTAN. A.: Juan Luis Vives (1492-1540). Humanista. Filosofo. Político. Ayuntantento de
Valencia. 1 992.
GARCÉS FERRER. J.: Del socorro de pobres”, en RSS, noviembre de 1992.
GARCíA NOREÑA. Cx Juan tuis Vives y/as enloctones, Ayuntamiento de Valencia. 1992.
LOPEZ, M. Li’ ½ves.unphdcsophe de la Rena,ssance, a la mesure des sn/eux soclaux
d’aujourd’hul’, en L’Observatoire. septiembrediciembre de 1992.
ORTEGA Y GASSET. J.:”Luis Vives y su mundo”, en Vives-Goethe. Madrid. Revista de Occidenle. 1973.
PINTA LLORENTE. M. de la y PALACIO Y DE PALACIO. J. M. de: Procesos inquisitoriales
contra la familia judía de Juan Luis Vives.
Proceso contra Ufanquina March. madre del
humanista, Consejo superior de Investigaciones Cientilicas, Instituto B. Arias Montano. Ma.
drid-isarcelona 1964.
PillO DE LA RELLACASA, R.: La discapacidad y
fa rehabilitación en Juan Luis Vives. Madrid,
Real Patronato de Prevención y de Atencián e
Personas con Miriusvalia, 1993.
VIVES, J. Lx Tratado de! socorro de los pobres
tcon estudio preliminar de Pedro Carasa
Sanz), Ministerio de Asuntos Sociales, 1991.
VIVES, 1. L.: Del socorro de los pobres (con mIroducciári de Demetrio Casado), Harcelona, Editonal Hacer, 1992.


Demetrio CASADO

About Emilioteayuda.com

EMILIO MARÍN- ROIG RAMÓN. Trabajo Social y Sociología http://es.linkedin.com/in/emiliomarinroig/ https://emilioteayuda.com/
Esta entrada fue publicada en Trabajo Social. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s